Abducidos por Ente de Ernesto Sarasa

Ente

La suerte te ha saludado con una prórroga en la programación de la sala de exposiciones de Etopía Centro de Arte y Tecnología. Gracias a ella tienes hasta el 25 de agosto de 2018 para conocer la instalación audiovisual interactiva titulada Ente. Durante la visita saldrás de Zaragoza para conocer el universo creativo de Ernesto Sarasa, un artista multidiciplinar cuyo perfil engloba ilustración, diseño gráfico, animación, realización audiovisual y arte sonoro. La obra que expone es el trabajo desarrollado el pasado año durante su residencia artística en Etopía.

Ente es un dispositivo de videomapping, es decir, una instalación de sonido e imagen en movimiento. Sarasa hace uso del sampleado para su creación sonora, empleando distintos tipos de grabaciones en bucle que finalmente llegan a configurar melodías. Un total de ocho proyectores de vídeo despliegan las creaciones audiovisuales en doce pantallas, creando una estancia oval que alude a la forma del ojo humano. En el centro de la sala se encuentra la pupila, si bien puede interpretarse también como un mandala o círculo mágico, y es en este punto central de la exposición donde entras en acción. Y es que un factor fundamental de la exposición es la interactividad.

Recapitulando. Por un lado puedes disfrutar de las embelesantes animaciones proyectadas por todo el perímetro acompañadas de sonido cuadrafónico. Por otro, puedes formar parte de la obra accediendo a la escena circular del centro. Tus movimientos serán registrados y podrás ver en las doce pantallas tu silueta cenital bañada por la multiproyección. Finalizado tu minuto y medio de gloria, tendrás que salir del centro, pero acto seguido podrás volver a la carga accionando nuevamente imágenes y ambientes sonoros, acompañado si lo deseas de otros figurantes u objetos con los que jugar y crear.

De este modo, nuestra actuación se ve condicionada por la duración predeterminada de cada una de las piezas audiovisuales, una restricción temporal que pasa desapercibida por lo acostumbrados que estamos en el día a día. Ernesto Sarasa está muy interesado en el concepto del reloj universal, donde el tiempo es un imperativo que rige nuestra rutina abocándonos a la inmediatez y la rentabilidad.

La obra alude a la relación que tenemos hoy en día con los audiovisuales, un medio que nos ofrece imagen y sonido, pero al mismo tiempo se nutre de los que cada uno le proporcionamos, pasado a formar parte del ente tecnológico. ¿No te viene a la cabeza el móvil que seguro que llevas en el bolsillo? ¿O el ordenador desde el que nos lees? Los dispositivos ocupan nuestro día a día, formando lo que podríamos reconocer como una “autoridad” que nos sugestiona y somete de forma inevitable. Así, el público permite el funcionamiento del mecanismo de control que ejercen los medios de masas. Por ello, teniendo en cuenta este ineludible condicionamiento, esta instalación te invita a dejarte llevar, expresándote por el espacio.

IMG_20180414_132045_714

El público participando en las visitas realizadas en Etopía durante la exposición Ente.

Las animaciones que disfrutamos en la exposición son el resultado de la combinación de cincuenta animaciones en forma ocular, entre proyecciones destinadas a escenas y volúmenes. El individuo entra en un estado místico, flotando en un área inmersiva donde uno queda atrapado por las imágenes. Pero si nos fijamos bien en el contenido de cada una de estas escenas podemos distinguir desde vistas de una ciudad a estantes de supermercados, donde quizás la forma de panal o esferizado de la composición nos despista.

IMG_20180414_124200_762

El maestro de danza butoh Gonzalo Catalinas realizando una performance.

Para la creación de la instalación Sarasa ha contado con la ayuda de Eduardo Estopiñán y Miguel Ángel Varona, ingenieros especializados en tecnologías audiovisuales interactivas y programación creativa.

También forma parte del proyecto el maestro de danza butoh Gonzalo Catalinas. A él corresponde la increíble performance que realiza dentro de un traje amorfo. Este tipo de danza originada en Japón durante la década de 1950 encaja a la perfección con el carácter de la instalación por cadencia lenta y pausada. También viste una falda de algodón blanca utilizada tradicionalmente por los derviches, sufíes musulmanes, cuyos giros generan un precioso efecto en la pieza audiovisual.

IMG_20180414_122535_152

Ernesto Sarasa explicando su obra en una visita participativa.

El registro de sus actuaciones se proyecta en la exposición, pero además de las grabaciones también ha participado en las demostraciones realizadas durante las visitas participativas. A lo largo de la exposición se han organizado en Etopía estas sesiones en las que el artista ofrece una explicación de su videoinstalación acompañada de una performance, y por último, el público asistente puede participar en la creación de nuevos contenidos audiovisuales. Todavía tienes oportunidad de apuntarte a las dos últimas visitas, donde está programada una demostración de los bailarines Huguette Sidoine y Paloma Marina.

No hace falta que insista más en mi recomendación, ¿cierto?

 

Imagen superior: Videoinstalación de Ernesto Sarasa en Etopía Centro de Arte y Tecnología.

Raquel Monteagudo

Redactora de la Revista Kalós