Antilista de películas para la cuarentena

Jurassic World: El reino caído (2018), de Juan Antonio Bayona

Hermanos y hermanas, con gozo nos hemos reunido en la redacción de Kalós para invocar al sentido común en estos tiempo difíciles.

Sabemos que la desesperación y la soledad de la cuarentena pueden avocarnos a decisiones impulsivas de las que luego nos podemos arrepentir. La tentación es el impulso a pecar. Por tanto, como símbolo de nuestra comprensión, lanzamos nuestra iniciativa de prevención fílmica. Juntos, hemos elaborado con solemnidad una selección de cinco películas de mierda que con sabia determinación debes intentar evitar, y que de este modo esquives el vacío existencial que produce su visionado.

A rainy day in New York (2019), de Woody Allen

Muy mala tiene que ser una película protagonizada por Timothée Chalamet para que no me guste (como véis, parto de la más absoluta objetividad). Y es que parece que Woody Allen haya prostituido una novela de Edith Wharton, llevándola al siglo XXI, infantilizándola para atraer a un público quinceañero que, sorpresa, no ve el cine de Woody Allen. Más le habría valido al polémico cineasta seguir en la línea de los melodramas cultos y bien articulados que llegó a filmar en la primera década de los 2000. Pero no, su turbulenta vida ha terminado por pasar factura a sus películas, que hoy en día no le llegan a la suela de los zapatos a otros directores que sí han culminado las temáticas íntimas y familiares como Noah Baumbach. Pero eso sí, quien quiera ver un rato al niño melocotón haciendo de rico repelente y a Elle Fanning interpretando un papel de tonta, está de suerte, ¡esta es su película!

image1

Fotograma de A rainy day in New York (2019), de Woody Allen

Mi panadería en Brooklyn (2017), de Gustavo Ron

Si bien prometedora la película desde luego que no resulta, quizás pueda llegar a manos de un pobre angelico engañado, o de algún incauto que albergue la esperanza de encontrar algo ligero para desconectar del tema Coronavirus. No, amiga, lo que genera es ansiedad por la acumulación de metraje desperdiciado. Y es que la película, por decirlo con finura, va acumulando MIERDA según avanza por la concatenación de tópicos, bromas sin sentido y un guión tan previsible que invita a la autolesión. PERO CÓMO LOS CREADORES NO HAN SENTIDO VERGÜENZA AJENA AL DAR A LUZ A ALGO ASÍ. En fin, no vale la pena ni por ver lo bella que es Blanca Suárez, a la cual se les ha ocurrido la idea de doblarla al castellano con tan insultante acento italiano que no hace falta ser nativo para rasgarte las vestiduras de dolor al escucharlo.

una-pasteleria-en-brooklyn-33803-g3

Fotograma de Mi panadería en Brooklyn (2017), de Gustavo Ron

Ignacio de Loyola (2016), de Paolo Dy y Cathy Azanza

Como decía José Luis Sampedro: El tiempo no es oro, el oro no vale nada. El tiempo es vida. Por ello os insto a no perder 118 valiosos minutos de vuestra  vida sentados en el sofá viendo esta soporífera película. Y es que os preguntaréis, ¿cómo no me puede gustar una película filipina sobre la vida del fundador de la Compañía de Jesús? Pues es increíble, pero creedme, es posiblemente la peor película del mundo, no apta ni para los más devotos, ni siquiera para ponérsela a vuestra tía abuela de Tudela o a los infanticos del Pilar. No hay nada bueno, ni actuaciones, ni ambientación, ni siquiera iluminación, es un manual de cómo no hacer una película mínimamente entretenida. Y lo peor de todo, es que el señor Alsa tuvo los santos bemoles de ponerla en las pantallitas de sus autobuses, razón de más para viajar con Renfe siempre que podáis. Os propongo, en lugar de esta película, animaros a hacer ejercicio con Jane Fonda (95 minutos), escuchar este directazo de Radiohead (63 minutos) o tal vez alguna película un poco más entretenida como Zombis Nazis (91 minutos) u Ovejas asesinas (87 minutos). Y recordad, por mucho que os aburráis en la cuarentena, todo tiene sus límites.

image1

Fotograma de Ignacio de Loyola (2016), de Paolo Dy y Cathy Azanza

The Happening (2008), de M. Night Shyamalan

Al igual que en In time, el trailer es mejor que la película. La premisa es muy atractiva: en las ciudades de Filadelfia la gente empieza a suicidarse en masa sin motivo aparente. El desarrollo acaba introduciendo una explicación moralista bastante básica y desaprovecha la oportunidad de hacer algo más interesante. Aprovecho para no recomendarte Bailando en la oscuridad, no porque sea mala peli, sino porque quizá sea el drama más dramático jamás escrito, y no sé si te conviene en estos tiempos de encierro.

image001

Fotograma de The Happening (2008), de M. Night Shyamalan

Jurassic World: El reino caído (2018), de Juan Antonio Bayona

Querídisimo

Admirado

Muy señor. 

Don Juan Antonio Bayona.

Bueno, tú, Juanan:

Hola, ¿qué tal? No respondas, no me interesa. Después de ver tu esperpéntico largometraje Jurassic World: El reino caído me surgen varias dudas. ¿Por qué piensas que tus espectadores tienen la inteligencia de los monos titis? ¿Por qué le pasaste el borrador del guion a Ralph Wiggum para que lo aprobara? ¿Por qué no había nadie pilotando? ¿Querías hacer una peli mala-buena? Digna competidora de Sharknado.  

Sin ganas de ofender te voy a expresar unas pequeñííííííísimas incongruencias que he notado: hay “expertos” que son convencidos de dejar vivir a los dinosaurios asesinos con: ‘Es que a los niños les hace ilusión.’ Un dinosaurio mirando a cámara y guiñando un ojo. ¿Quién eres? ¿Haneke haciendo Funny Games? Pues no, cariño. Y ¿lo de las transfusiones de sangre entre distintas especies? 

Llegadas a este punto sacaré toda la empatía que tengo e intentaré comprenderte. Todas tenemos placeres culpables como la mayonesa con mermelada de fresa, follarte a tu prima o pensar que es buena idea grabar una golden shower, pero, corazón, me cuesta. Me cuesta mucho. 

Con cariño,

Anónimo.

Pd: espero que aparcaran en tu casa varios camiones repletos de dinero. Ah, por cierto, la única persona con dos iniciales en su nombre que merece el respeto de todos es T. J. Detweiler.

Esperamos haberos podido dotar de algunas referncias para evitar la tentación del mal cine y combatirlo cuando os salga al encuentro. Id en paz.

Imagen superior: Fotograma de la película Jurassic World: El reino caído (2018), de Juan Antonio Bayona.

Redactores de Revista Kalós