Entrevista a Jesús Viñas, tres veces nominado para los Premios de la Música Aragonesa 2017

Jesús Viñas Siempre hacia delante

Joven, canta, toca la guitarra y el piano… Jesús Viñas es, con tan solo 26 años, un veterano de los escenarios. Nació en Sevilla pero pronto se trasladó a Zaragoza, ciudad a la que pertenece. Ha pasado por grupos como 5 Sin Más y Los Chicos Voodoo, pero ahora se vuelve a reinventar en su último disco en solitario Siempre hacia delante, el cual está teniendo una buena acogida entre su público.

¿Nos podrías hacer una pequeña presentación para la gente que todavía no te conoce?

Bueno, soy una persona versátil porque además de músico he estudiado ingeniería, lo que me ha abierto mucho la mente y bueno, me ha ayudado a ver  las cosas desde otro punto de vista. Mi forma creativa de ver el mundo se ha contrarrestado con esa faceta cuadriculada de la ingeniería, y bueno, soy una persona que creo que me gusta la belleza e intento transmitirla de la forma que puedo en mis canciones. Soy monitor de tiempo libre también y me encantan los niños, disfrutar del Campamento Rock Camp, donde soy monitor y disfruto un montón los veranos con los peques.

A propósito de este campamento, ¿qué dinámicas haces con los chavales como profesor?

Pues en el campamento estoy de profesor de piano y composición. Llevo a todos los alumnos que están aquí tocando el instrumento del piano, a los cuales les intentamos educar en la filosofía del rock & roll que es lo que no se suele enseñar en las aulas y en los centros de música. Entonces tenemos que romperles un poquito la cabeza para que empiecen a pensar y descubrir que hay un mundo ahí. En las partes de composición intentamos trabajar en la parte más lírica, en las letras y conseguir transmitir con las palabras, y después en la parte melódica lo mismo, que entiendan que hay diferencias entre un ritmo y otro, una forma de musicar una canción u otras y bueno, la verdad es que los críos son fantásticos y me sigo sorprendiendo turno a turno cómo van enseñando ellos más de lo que yo puedo transmitirles

¿Cuándo te empezó a surgir el gusanillo para lanzarte de verdad al público y decir quiero ser músico, dar mis conciertos y que me conozcan?

Realmente surgió de una manera un poco extraña porque iba a clases de tenis y estaba los fines de semana con mis colegas. Todos los domingos,  mientras nuestros padres se quedaban en misa nosotros subíamos a casa de un colega a jugar al ordenador, pero claro, a mí nunca me ha gustado el ordenador, siempre me han mareado los videojuegos. Mientras ellos jugaban yo cotilleaba la casa, y en la habitación de la hermana del chaval había un piano. Entonces me puse a jugar con él hasta que empecé a sacar canciones de verdad y un día mis padres, llamando al timbre, preguntando que qué estaba haciendo les dijeron mis amigos que estaba tocando el piano. Mis padres, claro, se quedaron sorprendidos diciendo, “¿pero cómo que este niño toca el piano? ¡Si nunca ha tocado!” Entonces subieron y vieron que estaba tocando Yesterday de los Beatles, y desde entonces hasta el día de hoy. Creo que tenía 13 o 14 años y ahora tengo 26. Luego empecé a estudiar piano y fue donde conocí a mi profesor  piano y coro y me llevó a su concierto de rock & roll y fue allí donde me di cuenta de que una faceta mía tenía que ser la creativa y la musical.

A la hora de componer, ¿tienes algún referente?

¡Muchos! Gracias al profesor de piano que comenté empecé a conocer muchos referentes internacionales como Elton John, Queen, The Rakes… Una línea muy melódica. Entonces empecé a tener ciertos criterios y a poder escuchar mucha más cantidad de música y empecé a ganar muchos más referentes de canciones en castellano, pudiendo disfrutar también de las letras. Entonces ahí hay grupos como Antílope, Jorge Drexler, Iván Ferreiro, y empecé a ganar otro tipo de musicalidad, otro tipo de artistas, y con ello he ido evolucionando con el tiempo.

En 2016 sacaste tu segundo álbum en solitario. ¿Cómo ha sido el proceso?

Pues un proceso que intentamos hacerlo lo más grande posible desde el primer momento. Contacté con Álvaro Aragüés, que ha sido el productor del trabajo, y bueno, le comenté la idea que tenía de hacer un disco profesional ante todo. Nos pusimos a pensar en todo tipo de cosas salvo en el presupuesto, es decir, en los músicos que iban a colaborar, en qué estudio íbamos a grabar, mezclar masterizar, cuándo íbamos a presentar… ya te digo, en todas las variables salvo la del presupuesto porque queríamos que fuese lo último para darle un cariz un poco más profesional. Finalmente vimos el presupuesto, que era una locura, y tuvimos que plantearnos si podíamos o si queríamos intentar hacer un crowdfunding, para así tener todo el presupuesto que necesitábamos, porque era muy arriesgado y decidimos conseguirlo de esta forma.

Por fortuna salió bien, tuvimos suerte y bueno, así conseguimos todas las piezas que formaban parte del puzzle. Empezamos a contactar con los músicos, ensayar en su estudio de grabación, que tienen un pequeño estudio para producir las canciones, para saber qué parte o qué instrumento se iba a tocar en cada una de las canciones del repertorio del disco y bueno, empezar poco a poco a dibujar lo que íbamos a hacer. Preferí no meter mano en la producción para centrarme exclusivamente en la composición de la letra y melodía principal. Creo que lo mejor que pude hacer es darle a Álvaro toda esa misión porque, la verdad, supo trabajar con mucha profesionalidad. Ha sido un proceso muy largo y costoso pero ahora mismo estoy teniendo toda la recompensa del trabajo, el cual creo que es mi mejor obra hasta la fecha.

Jesus-Viñas-Siempre-hacia-delante

Ilustración de Mapi Pérez para Siempre hacia delante.

Has estado nominado tres veces a los Premios de la Música Aragonesa con dos canciones compuestas en aragonés. ¿Qué opinas del panorama actual de la música aragonesa? ¿Crees que tiene buena recepción la música en esta lengua?

Es muy difícil hacer que en Aragón la gente entienda que la lengua aragonesa es parte de nosotros, ha quedado relegada. Creo que intentaba cuando componía aquellas canciones destacar i faceta como juglar, que creo que también es interesante, para transmitir a la gente la cultura que voy consiguiendo gracias a mi contacto personal con gente en los conciertos. Conseguí tener buena prensa para seguir subiendo de nivel y no me cierro a seguir haciendo canciones en aragonés, aunque ahora estoy en otro momento.

¿Crees que la música aragonesa tiene buena difusión en España?

Esa es la eterna pregunta. Como músico siempre quiero más, me gustaría que tanto entidades públicas como privadas apostasen más por mí y mis proyectos. Al igual que los míos digo cualquier proyecto, pero es muy complicado apostar por uno cuando tienen una gran variable de riesgo, implican una apuesta económica interesante… Pero creo que históricamente Aragón ha tenido los mejores grupos en cada uno de los estilos, rap, pop, rock, música independiente, y… por algo será. Tenemos una personalidad difícil, de lucha y cuando salimos a defender nuestras canciones en otras ciudades como me toca a mí, las defendemos con uñas y dientes intentando demostrar lo que llevamos dentro y todos esos conciertos que vamos haciendo en Zaragoza nos van curtiendo para cuando salimos fuera y tenemos oportunidades más grandes dar el máximo.

¿Concursos de música como el PopyRock crees que son útiles para dar salida a los grupos jóvenes?

Es difícil de analizar. Anteriormente tenían más importancia, principalmente porque han disminuido la cuantía de los premios. Hay muchos proyectos que no se presentan porque no les compensa llamar a su gente para que les voten y pierdan el tiempo, hacer conciertos gratis, que vas quemando a tu gente y a la banda… Es cierto que hay muchísimos concursos que no tienen la repercusión necesaria para que proyectos que se alejan de lo amateur para acercarse a lo profesional se lleguen a realizar. Entonces hay concursos que sí son muy interesantes, como el Ambar Z Music, un concurso que tiene unos premios que son una pasada y hace que el caché del artista crezca. Pero otros reducen el premio de los concursos y hacen que hasta se devalúe la imagen del grupo que se presenta. Es el eterno problema, igual que con las salas que te llaman para tocar y lo único que te ofrecen es darte a conocer, no te van a pagar un duro. Muchas veces tienes que empezar a saber cuándo tienes que dejar de darte a conocer y cuándo empiezas a intentar tener un proyecto serio con el cual pretendes por lo menos recuperar el dinero que has gastado en la grabación.

Si tuviéramos un asociacionismo musical y entre todos defendiéramos unas condiciones de trabajo válidas que nos fuesen subiendo el caché sería un gran avance.

Estoy criticando la mano que me ha dado de comer porque yo también cuando empecé tocaba en sitios gratis pero hay que empezar, por lo que entiendo que esté ese formato pero cuando empiezas a tener algo de trayectoria hay que saber decir que no, y creo que si buscas bien las condiciones acaban saliendo cosas interesantes.

¿En qué estás trabajando ahora?

Tenemos varios proyectos en mente muy chulos. Hemos grabado el videoclip, que iba a salir en mayo, pero al final lo posponemos para después del verano. Entonces uno de esos proyectos es presentar el videoclip de Siempre hacia delante, del último disco, pero todo ello mirando a hacer una película en octubre o noviembre. Sería un proyecto muy grande y apartado de lo que solemos hacer. Sería un concierto grabado en directo que tendría un guión que explicase distintas historias cruzadas del público que ha ido a ver ese concierto. Así se verían las canciones y entre ellas el público contaría historias que explicasen por qué todos han coincido allí e esa ocasión. Al igual que en un autobús o un avión coincides con personas que no vas a volver a encontrarte y es tirar de ese hilo para hacer algo visualmente bonito con una ambientación musical propicia para contar las distintas historias, es decir, que alguna de ellas vaya al hilo de las canciones o al revés. Creo que va a ser muy chulo. Y también estamos preparando la producción del siguiente disco, que si todo va bien empezaremos a editar en el estudio en diciembre. Mientras tanto seguiremos en conciertos, tengo uno en Cadrete el 15 de julio, el campamento… verdaderamente estamos muy vivos y con muchas cosas en mente.

¿Dónde te podemos ver en Zaragoza?

El día 1 de julio toco en la Biblioteca Cubit para cerrar el curso. Luego me voy fuera y en septiembre volvemos al ataque en Zaragoza con la presentación del videoclip en el Viva la Vida a finales de septiembre, que será un concierto muy chulo en el que tocaré con la banda y será para disfrutar de una noche de música y muchos decibelios.

Imagen superior: Jesús Viñas, imagen cedida por el artista.

Ana Muñoz Pico

Redactora de la Revista Kalós