Cuando se alinean las estrellas y encuentras en Zaragoza arte procedente de los rincones más improbables

máscara de Oceanía. Galería zaragozana Ricardo Ostalé

La Galería Ricardo Ostalé acoge una heterogénea exposición durante estos meses de calor en la capital aragonesa titulada La cámara de maravillas. Tienen cita en esta sala obras de arte traídas de muy distintos contextos. Todos los continentes se ven representados en esta muestra, ilustrando la riqueza en usos y significados que pueden tener las piezas. Aquí presentamos unas pinceladas de lo que encontrarás en esta excepcional exposición:

Nos da la bienvenida desde el escaparate de la Galería una enorme piel de bisonte de los Lacota, pueblo perteneciente a la tribu Siux ubicada al norte del Misuri. Esta excepcional pieza data del siglo XVIII, previa al contacto con los blancos. Está decorada con motivos rupestres que se repiten sucesivamente por su superficie.

Además de la presencia de obras de indios norteamericanos, hay otras piezas fascinantes del mismo continente, como es la vomitera taína ritual realizada con una costilla de narval. Esta fue tallada por sendos lados para representar tanto el mundo de los vivos como de los muertos. Se utilizaba tras el consumo de drogas para forzar el vómito, expulsando así todo lo negativo antes de conectar con el inframundo. También cabe destacar la pareja de Venus Valdivia del III-II milenio a. C. Las esculturas de esta misteriosa cultura originaria de Ecuador sorprenden por el grado de abstracción alcanzado en tales fechas.

 

7262161

Sala de la Galería Ricardo Ostalé. En el centro de la fotografía Venus Valdivia de Ecuador.
A la derecha cuchara ritual de Burkina Faso.

Continuamos el recorrido por Oceanía. Entre la disparidad de piezas podríamos destacar una tabla policroma procedente de Papúa Nueva Guinea donde se dibuja un rostro sonriente. Esta mueca, que fácilmente interpretaríamos desde nuestra óptica occidental en un sentido amable o simpático, es realmente un gesto de amenaza, donde se busca evitar con la sonrisa la entrada de malos espíritus. También de Papúa Nueva Guinea es la llamativa mujer murciélago, que si acudes a la Galería la encontrarás en lo alto de la estantería izquierda de la sala, representando el mito de la vida.

7262168

Sala de la Galería Ricardo Ostalé. Tabla de Papúa Nueva Guinea en segundo lugar empezando por la derecha.

No obstante, el continente que tiene mayor representación en la muestra es África en su maravillosa diversidad. El material expuesto proviene de países como Nigeria, Burkina Faso, Mozambique, Angola, Ghana o Egipto entre otros. Este ha sido dispuesto arbitrariamente en estantes y muros siguiendo el gusto de Ricardo Ostalé, que lleva atesorando piezas africanas desde hace 20 años.

Una de las piezas más impactantes es un fetiche realizado con el cráneo de un babuino, de procedencia congoleña. Curiosamente cuenta con un uso medicinal, utilizado por el chamán para cargarlo de energía y recetarlo al convaleciente.

7262178

Fetiche de babuino del Congo, ubicado en la parte inferior de la estantería izquierda de la Galería.

Encontramos también una refinada talla Dogón, uno de los grupos étnicos más valorados de África. Se ubica en la República de Malí, en la curva del Níger. Su alargada escultura se caracteriza por su androginia, combinando elementos masculinos y femeninos en un mismo cuerpo. La pieza, ubicada en la estantería ya mencionada, se acompaña de dos esculturas Han chinas, que se confunden entre las obras africanas.

En cuanto a la representación asiática de la exposición, cabría señalar una talla polícroma japonesa que representa a Daruma, fundador del Budismo Zen. Esta pertenece al periodo Edo, fechada entre los siglos XVII-XVIII.

De forma alterna encontramos también obras europeas de muy diversa índole. Así, se disponen obras de los grandes nombres de la pintura española del siglo XIX, como es Raimundo de Madrazo plasmando a su musa Aline Masson, y piezas que llegan a nuestra actualidad, como es el caso de la escultura articulada de Luis Cortés.

 

Durante la muestra no encontrarás la diferenciación geográfica y cultural aquí realizada, ya que el material expuesto se dispone desordenadamente por la sala. Sin embargo, este recurso te permite tender puentes y establecer conexiones entre las piezas de forma mucho más libre. Tampoco esperes cartelas u hojas de sala que te ayuden a ubicar las obras. No obstante, si te encuentras perdido, el regente de la Galería amablemente te sacará de dudas. Él mismo es el que ha conseguido la mayoría de las veces las obras de arte hoy expuestas, tal y como ocurre con las piezas del Congo o Uguanda, por lo que conoce las obras a la perfección.

La Galería lleva un año abierta en la céntrica calle Teniente Coronel Valenzuela número 2 de Zaragoza. Sin embargo, esta no es realmente nueva, ya que Ricardo Ostalé lleva ya 30 años en el negocio. Antes contaba con un local ubicado en la calle Espoz y Mina, y también ha estado en Madrid, pero si no te suena de todo esto tal vez lo conozcas por el programa Zarrios de Aragón TV.

7262160

Sala de la exposición La cámara de maravillas de la Galería Ricardo Ostalé.

Sí. Hemos hablado de piezas procedentes de medio mundo. ¿Y cómo tiene cabida este conjunto ecléctico en, al fin y al cabo, una sala de galería? Como hemos mencionado al inicio, la muestra es una cámara de maravillas o wunderkammer. Con ella se está aludiendo al fenómeno renacentista basado en la colección de objetos de naturalia y artificialia, productos generados por la naturaleza y el hombre. El afán de los también llamados gabinetes de curiosidades era hacerse con las piezas de mayor exotismo y rareza, sin olvidar por supuesto objetos artísticos.

Otro aspecto interesante es el carácter vivo de la muestra. Tal vez cuando vayas y compruebes lo fácil que es enamorarse de las obras quieras repetir visita. En tal caso es probable que ya no encuentres exactamente lo mismo. Esto se debe a las nuevas obras de arte que siguen llegando para enriquecer y dinamizar la exposición.

En definitiva, se trata de una inusual exposición que es toda una experiencia. Acércate a la Galería Ricardo Ostalé y comprueba lo bien que conviven todas estas joyas en su diversidad.

Para que se diga que no hay nada que hacer en la capital aragonesa durante el verano.

 

 

Imagen superior: Escaparate de la Galería Ricardo Ostalé. En el centro máscara de Oceanía realizada con arcilla, paja y plumas.

 

 

PARA SABER MÁS…

– Vídeo-catálogo de la exposición:
www.facebook.com/758641747609430/videos/929777813829155/

 

 

Raquel Monteagudo

Redactora de la Revista Kalós