Una mirada profunda al abismo: Goya y los Hermanos Chapman

Una mirada profunda al abismo: Goya y los Hermanos Chapman

Cuando comencé la carrera de Historia del Arte surgían constantemente, una y otra vez, las preguntas de “¿Qué es el arte?”; “¿Hay un arte bueno y un arte mediocre?”; “¿Qué significa ser artista?”. He intentado muchas veces responder a estas preguntas, pero con el tiempo te das cuenta que no hay una única respuesta, que diferentes criterios fijan distintas opiniones.

De todas maneras, a pesar de existir muchas clases de artistas, hay algunxs que sobresalen sin lugar a dudas. ¿Qué tienen estxs artistas para sobresalir? Algunxs son plásticamente o técnicamente sublimes, con unas capacidades y un estudio de los materiales que hacen que nos quedemos boquiabiertos al observar sus obras. Otrxs muchxs se saben mover y promocionar, y aunque sus trabajos tal vez no lleguen siempre a un nivel sobresaliente, acaban exponiendo en las grandes salas y museos de referencia alrededor de todo el mundo.

Pero existen otrxs, voy a confesar que mis favoritxs, que son capaces de superar cualquier barrera, de mirar a lo más profundo de la sociedad en la que viven y cuestionarla y criticarla. Son estxs quienes nos hacen pensar, quienes nos dan una bofetada agridulce con sus obras y quienes se proponen abrirnos los ojos, sacarnos del “Matrix” que generan los medios de comunicación.

Para mí este es el principal punto en común entre nuestro querido Francisco de Goya y los británicos Jake Chapman (Cheltenham, 1966)  y Dinos Chapman  (Londres, 1962), conocidos como los Hermanos Chapman. Y gracias a las exposiciones que el Museo Goya está organizando en torno a la influencia y el impacto del pintor y grabador de Fuendetodos (podéis leer aquí sobre la influencia de Goya en Dalí y en Picasso), tenemos la oportunidad hasta el 11 de febrero de ver a estos increíbles artistas juntos.

Sobre Goya no os vamos a contar nada que no sepáis, ya que este artista de talla internacional está tan arraigado en nuestra tierra y en nuestra cultura que casi parece formar ya parte de nuestro ADN.

Sin embargo, puede que os sean más extraños los Hermanos Chapman, popularmente conocidos por sus polémicas obras que no dejan a nadie mudo. A mediados de la década de 1990 fueron incluidos en el grupo de Young British Artists (Jóvenes Artistas Británicos), un conjunto de artistas que adquirieron gran renombre gracias a las exposiciones realizadas en la Galería Saatchi de Londres (de donde también salió otro polémico artista, Damian Hirst).

Y, ¿por qué son tan escandalosos los Chapman? Porque sus trabajos tratan temas que muchos prefieren no tratar: críticas al sistema capitalista, inclusión de símbolos culturalmente incómodos (principalmente esvásticas y elementos nazis), escenas brutalmente escabrosas, directas y sin ninguna clase de filtro, etc. Estas son algunas de las características de estos artistas británicos, las cuales aparecen repetidamente en su producción artística, a pesar de que plásticamente no es nada homogénea, ya que trabajan desde esculturas a escenografías, pinturas y grabados.

En esta muestra del Museo Goya fundamentalmente podremos contemplar los grabados de los Hermanos Chapman, en especial las obras que tienen una especial conexión con Goya. La exposición hace hincapié en lo goyesco de las producciones de los hermanos británicos, una influencia que muchas veces es clarísima y directa, pero que en otras se reduce a lo temático, destacando especialmente como se repite el rechazo a la violencia bélica de la serie de Desastres de la guerra (1810-1815) con algunas escenas de los Chapman. Una ocasión perfecta para hacer dialogar a estos artistas a través del tiempo y poder contemplarlos juntos en un mismo espacio.

Goya - Chapman 1

Comparativa entre una obra de los Hermanos Chapman (izq.) y Tristes presentimientos de lo que ha de acontecer, primera estampa de la serie Desastres de la Guerra de Francisco de Goya (dcha.).

Finalmente concluiré este artículo con dos preguntas que se me vinieron a la cabeza tras visitar la exposición. La primera sería, ¿cuáles son las razones por las que se han popularizado tanto y han acabado siendo tan influyentes estos grabados de Goya? Los horrores de la guerra fueron tratados antes que el artista aragonés por muchos otros autores, como por ejemplo por el grabador francés Jaques Callot (1592-1635). Pero tal vez, la cruda y directa (y repulsiva en muchos casos) mirada de Goya, hace que se nos muevan más los intestinos y nos provoquen e inciten a pensar mucho más que otras escenas anteriores, tal vez por esos sus grabados fueron escogidos por los Hermanos Chapman.

La segunda cuestión sería ¿por qué hoy mucha gente se sigue escandalizando por las provocaciones de los Hermanos Chapman, pero alaban la maestría de nuestro Goya, quien supo expresar una brutal crítica a la España que él vivió? La respuesta la prefiero dejar más abierta, pero tal vez sea por eso que dice la Biblia de que preferimos ver la paja en el ojo ajeno a la viga en el nuestro.

 

Imagen superior: Rotulación de la exposición en el Museo Goya.

 

 

Alejandro M. Sanz Guillén

Redactor de la Revista Kalós