Paseando la mirada. Historias ilustradas desde Zaragoza

Paseando la mirada ilustracion zaragoza

Del 25 de enero al 23 de abril de 2018 en La Lonja

No me extrañaría nada que allá por el año 2038, algún alumno del Departamento de Historia del Arte (si sigue llamándose así) de la Facultad de Filosofía y Letras (si sigue existiendo), de la Universidad de Zaragoza, dedique una tesis doctoral al fenómeno de la ilustración zaragozana de finales del siglo XX y comienzos del XXI. Resulta sorprendente la gran cantidad de creadores de libros ilustrados que se encuentran vinculados a la capital aragonesa, y por fin una exposición colectiva los pone en valor. Julia Millán, copropietaria de la librería Antígona, y Daniel Nesquens, escritor zaragozano de literatura infantil, han sido los comisarios de esta muestra. Ellos mismos se planteaban en el texto que inaugura la exposición, el secreto por el cual haya en nuestra ciudad tan buenos ilustradores:

Por darles una respuesta, por aquello de no dejarles con la mosca detrás de la oreja, les diré, en voz baja, que tal vez solo se trate de una simple coincidencia en el tiempo. Nada más.”

Sea o no uno un capricho del azar, lo cierto es que muchos de ellos tienen en común una formación en la Escuela Superior de Arte y Diseño de Aragón, ya sea a través de su Bachillerato de Artes, o gracias a sus grados. Algunos como Edu Flores, trabajan hoy en día como profesores en este centro. Otros se formaron fuera de Zaragoza, como la galardonada en 2007 con el Premio Nacional de Ilustración Elisa Arguilé, quien se licenció en Bellas Artes en Madrid, especializándose en grabado. Pero hay quienes fueron autodidactas como el genial Oscar Sanmartín, ilustrador y diseñador gráfico desde 2006 de Tropo Editores. Lo que más admiro de él es su capacidad para crear un universo propio, un lenguaje que le diferencia del resto de ilustradores, en un sector en el que a menudo prevalecen ciertas modas estilísticas que tienden a repetirse en exceso.

image003

Ilustración de Oscar Sanmartín de su obra Guía de hoteles inventados, 2006

La nómina de artistas representados es de 33, un cúmulo de brillantes carreras, notables trabajos y fértil talento. Un acierto ha sido el contar con figuras tan consolidadas como la de José Luis Cano, quien formó parte de Azuda 40 y del Colectivo Plástico Zaragoza, así como con artistas más jóvenes como Arantxa Recio (Harsa) o Beatriz Entralgo (quien ha realizado trabajos para Believe in Art).

Otro de los aspectos que llama la atención del visitante, es la cuidada museografía de la exposición. La propia Julia Millán nos explicó en una visita cómo tanto ella como Daniel no pretendían sobrecargar el espacio con obras. Buscaron un logrado equilibrio entre estas y los breves pero personalizados textos de presentación que acompañan a cada uno de los artistas. Fueron además conscientes de que estas obras quedan descontextualizadas si no se comprenden como parte de libros, y para ello han dedicado un espacio de la muestra a biblioteca. Allí, para nuestro deleite, podemos detenernos disfrutando de los libros a los que pertenecen las ilustraciones expuestas. Además, en el tramo final de la exposición, han destinado un espacio a que los visitantes puedan dejar sus dibujos, o sus tarjetas en el caso de tratarse de ilustradores. La inspiración para este espacio fue la de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil de Bolonia, en la que las jóvenes promesas de la ilustración mundial se dan cita y llenan las paredes de los pabellones con sus tarjetas y con publicidad de sus estudios y exposiciones. A Julia le gusta especialmente esta feria, que marca para muchos jóvenes creadores el punto de partida de sus carreras como ilustradores.

Son precisamente los ilustradores aragoneses más jóvenes a los que tendremos que seguir con mayor cuidado. Con precedentes tan notables como los que esta exposición nos presenta, el futuro de la ilustración zaragozana parece prometedor. Mientras tanto, algunos seguiremos comprando sus libros ilustrados, regalándolos a nuestros familiares y amigos con la excusa de que no solamente son para niños. Quizás sí lo sean, y al conectar con esa parte de nosotros logren gustarnos tanto.

image005

Biblioteca de la exposición

 

 

Imagen superior: Portadas de libros expuestas en la muestra

 

 

Guillermo Juberías Gracia

Redactor de la Revista Kalós