Las caras de Enrique Jardiel Poncela

jardiel poncela centro historias

Son muchos los aspectos destacables de esta exposición sobre autor madrileño Enrique Jardiel Poncela (1901-1952). Intentaremos no aturullarnos con todos ellos, pero de todos modos tendrán que acudir a la exposición porque todo pinta que nos quedaremos aquí irremediablemente cortos.

El material expuesto en la exposición es del todo rico y heterogéneo. Tenemos revistas, cartas, carteles, manuscritos inéditos, audiovisuales… repartidos hasta el 5 de noviembre por cuatro salas del Centro de Historias de Zaragoza. En ellas nos ilustran su historia, relaciones personales, viajes, proceso creativo, producciones, técnicas y formas de trabajo, entre otros.

Sala de la exposición Poncella’s office en el Centro de Historias.

Sala de la exposición Poncella’s office en el Centro de Historias.

Sin embargo, quizás no hubiéramos comenzado esta crítica de forma tan efusiva e insistente si no fuera por el llamativo planteamiento museográfico de la muestra, que admitimos que nos ha conquistado. Y es que resulta atractiva tanto al visitante que se deja caer para dar un breve paseo, o para el admirador consagrado del escritor y dramaturgo madrileño. Las ideas clave que pretende transmitir la exposición se lanzan mediante anotaciones informales y esquemáticas en las paredes junto a los textos explicativos, aportando frescura y claridad a la exposición.

¿Qué mejor forma por tanto para explicarnos al torbellino de ideas que fue Enrique Jardiel Poncela? Cuando le llegaba el torrente creativo no podía parar, y a fuerza de hasta nueve cafés diarios daba luz a obras como la opereta que escribió en dos semanas. La fuente de inspiración la hallaba sentado en cafés tradicionales como el mítico Café Comercial de Madrid. Tal era así que cuando fue contratado por la Fox para hacer guiones cinematográficos, se reutilizó el atrezzo de un café de París para recrear el nido creativo donde Jardiel se sentía a gusto. Este rincón fue bautizado como Poncella’s office, título de la muestra. Una imitación del típico café madrileño también se ha traído al Centro de Historias, por si alguien está necesitado de inspiración y quiere probar suerte.

boceto de Nuevo Modelo de Teatro de Enrique Jardiel Poncela

Boceto de Nuevo Modelo de Teatro de Enrique Jardiel Poncela.

Un momento. ¿Nuestro famoso autor en Hollywood? Sí, sí, ahí estuvo trabajando por mediación de su amigo José López Rubio en un momento menos célebre de su carrera. ¡Y fueron 23 los guiones de cine que escribió! Sin duda una faceta poco conocida de este grande del teatro español de la centuria pasada. A decir verdad, el propio Enrique Jardiel Poncela tampoco otorgó nunca especial importancia a su labor cinematográfica. Pero fue creador incluso de un género que nos parecerá una idea de lo más actual, pero que el escritor ya los concibió en los años 30 como Celuloides rancios.

En ellos dotaba a películas de cine mudo de un nuevo título, banda sonora y diálogos cómicos, dando lugar a una original parodia contrastando el drama de la trama con el humor de los comentarios superpuestos. Y es que Jardiel Poncela tenía un tipo de humor que alcanzaba un notable grado de sofisticación que ha dejado envejecer de forma envidiable a sus creaciones. También cultivó los Celuloides cómicos, de los que se puede disfrutar en la exposición si uno se introduce en la caja negra que ha sido dispuesta en la tercera sala.

Otro de sus méritos de esta faceta menos flagrante de Jardiel Poncela es ser artífice de la primera película en verso, Angelina o El honor de un brigadier (1934). No se hizo una producción parecida hasta casi medio siglo después.

Jardiel Poncela visitó el continente americano en más y mejores ocasiones. Así, sus producciones triunfaron en Argentina en 1937, si bien no pudo continuar su gira por Uruguay por el boicot que recibieron sus estrenos por parte de exiliados republicanos españoles.

El escritor madrileño ha sido tachado, entre otras muchas cosas, de autor del régimen franquista, si bien su crítica salpicaba sin pudor sendas ideologías. Y es que la exposición nos permite conocer sus orígenes, que nos hablan de una formación liberal además de una curiosa vinculación con Aragón. Su padre procedía de la cercana localidad zaragozana Quinto de Ebro, y esta se convirtió en lugar de veraneo a lo largo de su infancia.

Variedad y originalidad en las tipografías seleccionadas por Jardiel Poncela para escribir.

Variedad y originalidad en las tipografías seleccionadas por Jardiel Poncela para escribir.

Nos llama también la atención la original y variada tipografía que utilizaba para sus escritos (y debía traer de cabeza a sus editores), o los bocetos donde explica su ambicioso Nuevo Modelo de Teatro. Consiste en un teatro giratorio con un escenario completo que probablemente por el elevado coste que hubiera supuesto su realización, nunca fue llevado a término. Sin embargo el propio artista era ya consciente de su originalidad, patentando esta creación además de muchas otras. Pero como él mismo decía:

«En la vida humana sólo unos pocos sueños se cumplen; la gran mayoría de los sueños se roncan».

En definitiva, una figura cosmopolita y polifacética de La generación de los inverosímiles, también conocida como La otra Generación del 27, merecedora de ser visitada y revisitada en esta exposición comisariada por Eva Lapuente y Sergio Muro.

 

 

Imagen superior: Collage de todas sus comedias. Enrique Jardiel Poncela.

 

 

Raquel Monteagudo

Redactora de la Revista Kalós

 

 

 

¡Difundelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone