Las 10 imperdibles de la 71ª Edición del Festival de San Sebastián

Nueve días, treinta y tantas películas, un puñado de horas de sueño y muchos cafés han servido para que os pueda traer una short list de lo más interesante, llamativo y destacable que ha visto esta joven en la 71 Edición del Festival de San Sebastián.

Para ello he elegido diez peliculitas dicharacheras, melancólicas, extravagantes y, por qué no, exóticas que no os debéis perder así que tomad asiento -y nota- porque voy a haceros una lista al uso y rancia que vaya de menos a más.

10-. Blondi de Dolores Fonzi (Argentina)

Durante casi 90 minutos acompañamos a Blondi y Mirko, una madre coraje y su hijo que más bien parece un amigo. Ambos se deslizan y fluyen en una vida anodina en la que Mirko está aprendiendo a ser un adulto y Blondi está aprendiendo a ser una figura de autoridad sin  perder la cercanía y amistad con su hijo. En esta primera película de Fonzi ella destaca como una narradora clásica pero enérgica que busca divertir desde la emoción. Además ¿A quién no le gusta ver a argentinos haciendo cosas?

ssiff41057_BLONDI

9-. Anatomy of a fall de Justine Triet (Alemania)

Agarrada a la butaca he estado casi tres horas, sin parpadear siquiera. ¡Qué Palma de Oro!

Tres protagonistas, dos escenarios, un juicio. ¿Quién dice la verdad? ¿Cómo pasó? ¿Hacemos caso a los días previos al accidente? ¿Fue un accidente?

No puedo deciros más pero podéis verla y hacer una mesa de debate acerca de ella.

ssiff41102_ANATOMIE_D'UNE_CHUTE___ANATOMY_OF_A_FALL_(ANATOMÍA_DE_UNA_CAÍDA)

8-. Le Successeur de Xavier Legrand (Francia)

Si de Anatomy of a fall no os he podido decir mucho de esta ¡menos! Intentad no leer nada sobre ella más allá de la sinopsis, me lo agradeceréis. Xavier Legrand vuelve a logar la atmósfera claustrofóbica de su anterior película, Custodia compartida (2017), y lo hace gracias a un sobresaliente Marc-André Grondin que conduce y lleva el peso de toda la narración. Me encantaría decir más cosas pero, de verdad, no puedo. Por favor, id.

ssiff41152_LE_SUCCESSEUR___THE_SUCCESSOR

7-. Perfect days de Wim Wenders (Japón)

Jamás creí que diría algo así de un producto de Wenders pero ¡Menuda joya! Tanto narrativa como visualmente. Es un tierno retrato que te hace recuperar la fe en el género humano, una historia que no necesita apenas guion para entender todo lo que piensa y hace nuestro protagonista: un limpiador de retretes en Tokio con una vida rutinaria y feliz al que le encanta la fotografía, los libros y la música.

A través de una historia casi “epistolar” podemos descubrir un poco más de su pasado. Te gustará si tu película favorita es Una pastelería en Tokio (Naomi Kawase, 2015), si la paciencia es tu virtud o si eres un alma contemplativa.

ssiff41113_PERFECT_DAYS

6-. Cerrar los ojos de Víctor Erice (España)

La cuarta (¿y última?) película del reconocido Víctor Erice se va construyendo de forma densa y a la vez fluida a través de la desaparición de un actor, interpretado por José Coronado, mientras rodaba una película.

Desapareció sin dejar rastro y ahora, muchos años después este misterio vuelve a la actualidad a raíz de un programa de televisión que pretende rendir homenaje al actor. Manolo Solo, siguiendo una serie de pistas, intentará dar con él. ¿Qué pasó? ¿Lo encontrará?

Cerrar_los_ojos-792511100-large

5-. The royal hotel de Kitty Green (Australia)

Su segundo largometraje tras la magnífica The assistant (2019) está a la altura. Green vuelve a retratar el universo femenino en un mundo de hombres. Lo hace con garra, rabia y verdad, dando un puñetazo.

Hanna y Liv son dos amigas estadounidenses que viajan como mochileras por Australia, para continuar su viaje necesitan dinero por lo que aceptan un trabajo en el que pasarán cosas que escapen de su control.

ssiff41153_THE_ROYAL_HOTEL

4-. Upon entry de Juan Sebastián (España)

Una de las mejores óperas primas que he visto.

El suspense va creciendo poco a poco en este thriller de fronteras y aeropuertos. Nuestros protagonistas interpretados por Bruna Cusí (Verano, 1993) y Alberto Ammann (Celda, 211) son una pareja vulnerable que se enfrenta al interrogatorio de dos policías estrictos. Mediante sus testimonios iremos descubriendo su pasado el cual encierra una mentira llena de matices.

ssiff41206_UPON_ENTRY_(LA_LLEGADA)

3-. Fingernails de Christos Nikou (Estados Unidos)

La nueva ola de cine griego nunca defrauda. Esta una fábula lanthiniana se desarrolla en una útopia futurista, tierna e ingenua, en la que la premisa inicial es sencilla: mediante una prueba puedes saber si tu pareja y tú sois 100% compatibles y podéis seguir la relación o, por el contrario, no estáis hechos el uno para el otro.

Asistiremos al desvanecimiento de unos cimientos relacionales aparentemente sólidos, desmarcándose así del amor romántico heterosexual y monógamo. Anna descubrirá que no existe una sola realidad y que, a veces, tienes que abrir la mente para sanar el corazón.

ssiff41149_FINGERNAILS_(ESTO_VA_A_DOLER)

2-. Past lives de Celine Song (Estados Unidos)

Toda la crítica parece coincidir en una cosa: es la película del año. Narra, desde la infancia hasta la madurez, la historia de un amor imposible. La calidad y cercanía de su dirección se mezcla con la sutileza del guion lleno de silencios y miradas que lo dicen todo.

Esta sí que es una película romántica de las que no se hacen. Madura, responsable y consecuente. Sinceramente espero que no te venga ningún nombre a la mente mientras la estás viendo.

ssiff41112_PAST_LIVES_(VIDAS_PASADAS)

1-. Monster de Hirokazu Koreeda (Japón)

Después de dar algún que otro bandazo con sus anteriores películas Broker (2022) y The truth (2019), Koreeda vuelve a sorprender con una historia dramáticamente tierna que fragmenta en tres actos al más puro estilo Rashomon. El protagonista será el bullying que recorrerá transversalmente toda la película mostrándonos todas las caras del problema que culminará con la verdad.

El final te deja inmóvil.

ssiff41106_KAIBUTSU___MONSTER_(MONSTRUO)

Imagen superior: Fotograma de Monster

Pamela Tomás

Redactora de Revista Kalós