Múltiple retrato de Pablo Serrano

Pablo Serrano, retratista retratado

Desde el 20 de junio de 2018 se puede visitar Pablo Serrano, retratista retratado, la última exposición temporal que el IAACC Pablo Serrano dedica al escultor nacido en la localidad turolense de Crivillén que da nombre al centro -ojo con confundirse y acabar como le ha ocurrido a más de uno en el Museo Pablo Gargallo, museo monográfico dedicado a otro estupendo escultor aragonés contemporáneo-.

IMG_20180811_202043_802 - copia

Interpretación al retrato de René D’Harnoncourt (1967).

Pablo Serrano (1908-1985) es un artista de fama internacional que ha expuesto en los museos más importantes del mundo, y no es para menos. Se trata de uno de los referentes de nuestro país en el ámbito escultórico del pasado siglo. Fue miembro fundador de El Paso, grupo que formó parte de la renovación artística en la España de posguerra.

Esta es una buena ocasión para atar cabos mentales y relacionar distintas figuras que se movieron en ámbitos paralelos a Pablo Serrano, estrechando lazos de índole afectiva o profesional.

La muestra se estructura en torno al tema central del retrato a través de sucesivos apartados. Pero sin agobios, puesto que son de agradable digestión.

IMG_20180811_195157_063 - copia

Vista de la primera parte de la exposición Pablo Serrano, retratista retratado.

El arranque tiene lugar en la sección de Pablo Serrano como retratista, situada en la primera planta del museo. Se entra de lleno en la esfera privada del escultor gracias a Interpretaciones del retrato, serie en la que se dedicó a plasmar la personalidad de sus contemporáneos a lo largo de toda su trayectoria artística. A los asiduos al museo les sonarán unas cuantas obras que han vuelto a salir de las salas de reserva para ofrecer un reencuentro muy grato en el discurso en el que se enmarcan.

IMG_20180811_201832_443 - copia

Interpretación al retrato de José Esteban “Popi” Alegría Gallardo (1979).

Uno se encuentra con una preciosa fase escultórica llena de expresividad cercana a la caricatura. Nada tiene que ver con las obras que unas escaleras más arriba puedes contemplar en la exposición permanente, realizadas en los años posteriores al regreso de Pablo a España con 47 años. Los bronces y moldes en escayola que aquí se exponen son el resultado de diversos trabajos realizados a lo largo de su vida gracias a su interés por el género del retrato. Para abordar estas esculturas Pablo Serrano no necesitaba un modelo estático, sino que debía conocer los espacios donde habitaba y vivía el futuro retratado.

IMG_20180811_201729_282 - copia

Interpretación al retrato de Camilo José Cela (1982).

Los “musos” de este primer apartado son artistas, galeristas, coleccionistas, críticos, teóricos, literatos, museólogos y comisarios. Entre las interpretaciones de Serrano se encuentran personalidades de gran relevancia en el terreno creativo, como es su gran amigo y artista Manolo Millares, el Nobel de Literatura Camilo José Cela o la artista y esposa del escultor Juana Francés, cuya particular escultura nos da la bienvenida presidiendo la hilera de retratos masculinos que le suceden.

IMG_20180811_201232_461 - copia

Interpretación al retrato de Juana Francés (1957) y otros retratos de Pablo Serrano.

Hay que decir que el IACCC Pablo Serrano se ha lucido con la cartelería de la exposición -que hubiera sido redonda si también estuviera disponible en otros idiomas-, puesto que cada escultura está acompañada de una estupenda explicación sobre el retratado y su vinculación con Pablo Serrano. Así no solo pones cara y nombre al círculo del escultor turolense, sino que conoces el papel que jugó cada uno de ellos.

IMG_20180811_202121_541 - copia

Interpretación al retrato de Milton Rua, Mano y cerebro (1967).

Pablo Serrano trabaja el género del retrato de forma figurativa, pero de una forma muy propia con la que aporta gran personalidad a cada escultura. En el modelado de aspecto inacabado del rostro de Milton Rua, los ojos poco perfilados del filósofo José Luis López Aranguren o el cabello desdibujado de Alberto Portera Sánchez se puede apreciar el dinamismo que impregna Pablo Serrano en cada figura.

IMG_20180811_202817_824 - copia

Vista de la segunda sección de la exposición, dedicada a los retratos realizados a Pablo Serrano.

Vamos con la segunda parte. El cazador cazado. Pablo Serrano es ahora el objetivo de importantes fotógrafos de la época: Juan Dolcet, Nicolás Muller, Núñez Larrraz, Vicente Ibáñez, Henry Ries, Julio César o Alberto Schommer García son algunos de los responsables de estas imágenes. ​

Cuando subes las escaleras y accedes a este nuevo apartado sales del ámbito privado para acercarte a la imagen pública de Pablo Serrano. Y es que con la consolidación de su nombre dentro del panorama artístico del momento comienza a ser inmortalizado en publicaciones y entrevistas. No obstante, también le ha retratado la cámara en un espacio más íntimo, como se puede ver en las fotografías de su estudio de la Castellana o en las fundiciones de Codina y de Ponce, talleres donde fundía sus esculturas de bronce.

Como no es para menos, Juana Francés tiene un importante papel en esta sección como compañera vital, intelectual y artística de Pablo Serrano. Encontrarás también una serie de geniales caricaturas del escultor, que son sin duda documentos muy interesantes que uno no tiene la oportunidad de ver todos los días.

IMG_20180811_203028_786 - copia

Vista de la tercera parte de la exposición con Interpretación al retrato de Unamuno (1967).

La exposición concluye mostrando la visión de Pablo Serrano sobre sí mismo. En este último apartado que recoge los autorretratos del artista llama la atención el juego establecido con la figura de Unamuno, a quien no conoció personalmente, pero en cierto modo sí intelectualmente. Constituía para Pablo Serrano todo un referente, y tuvo ocasión de retratarle para distintos monumentos dedicados al escritor y filósofo. Además, aprovechó el parecido fisionómico entre ambos para identificarse con él, dejando ligeras huellas de sí mismo en las interpretaciones escultóricas que le encargaron. Buscando parecidos quizás no sea la única que también ve semejanzas con Gustav Klimt… Pero basta ya de parecidos. Vas a tener que pasarte por el museo para verlos por ti mismo.

 

Imagen superior: Interpretación al retrato de Juana Francés (1957), de Pablo Serrano.

 

Raquel Monteagudo

Redactora de la Revista Kalós