De Picasso a Kapoor: El Arte Gráfico contemporáneo llega a Zaragoza

arte grafico. centro de historias. de picasso a kaapor zaragoza

Estoy seguro de que pocas exposiciones han tratado de sintetizar los últimos cien años de la historia del Arte Gráfico como se ha propuesto hacer De Picasso a Kapoor, la muestra que acoge el Centro de Historias hasta el día 25 de marzo.

Podríamos comenzar esta reseña hablándoos de la tremenda trayectoria de los artistas que se reúnen en las salas del Centro de Historias estos días. Nombres que seguro que a todxs nos suenan y resuenan en nuestras cabezas. Personajes sobradamente asentados en la Historia del Arte universal como Picasso, Chagall, Dalí, Miró, Andy Warhol o Joseph Beuys; otros autores claves en el devenir del arte contemporáneo español como Chillida, Feito, Saura o Barceló; y otros más actuales pero igualmente relevantes y con carreras brillantes como Spenser Tunick, Murakami, Richard Serra, Yoshitomo Nara o Anish Kapoor.

Pero antes de seguir con la monserga de pedanterías que tanto nos gusta a los historiadores del arte para demostrar nuestros conocimientos sobre los artistas contemporáneos, tal vez cabría pararse a definir un poco mejor de qué hablamos al hablar de Arte Gráfico.

Cuando usamos el término Arte Gráfico, como se hace en esta exposición, nos referimos a obras generalmente bidimensionales creadas mediante técnicas indirectas a partir de una matriz. En otras palabras, esto quiere decir que el artista no trabaja directamente sobre el papel (o el soporte final que sea) sino que lo hace sobre una matriz (una plancha de cobre, por ejemplo) que manipula para luego trasladar el diseño que haya realizado al soporte final.

Todo este proceso, que generalmente conlleva una destreza técnica bastante importante e incluso la necesidad de involucrar a distintos profesionales en algunos casos, permite la reproductibilidad de la obra, la posibilidad de multiplicar un mismo diseño repetidas veces.

Teniendo claro esta disciplina artística podremos acercarnos mejor a esta exposición. La intención de esta muestra parece pues, a través de grandes figuras de la Historia del Arte contemporáneo, repasar la evolución de la obra de arte múltiple. El punto de partida se fija, como se suele hacer en muchos casos al hablar del arte contemporáneo, en las Vanguardias Históricas de comienzos del siglo XX, dando un salto hacia las Segundas Vanguardías de mitad de siglo y el expresionismo abstracto, el Pop Art e incluso nos acerca a las últimas tendencias actuales.

En definitiva, ¿por qué merece la pena visitar De Picasso a Kapoor? Sin duda, una oportunidad única en Zaragoza al tener reunidos los grandes nombres del arte contemporáneo en una misma sala, desde las Vanguardias hasta la actualidad, tanto españoles como universales. Además la selección de las piezas es excelente, de manera que se pueden ver ejemplos magníficos de cada periodo y de cada artista.

De la misma forma, una oportunidad genial para aprender a valorar mejor el Arte Gráfico, una disciplina que muchas veces no se valora al no ser obras únicas, pero que en la mayoría de los casos necesita una gran destreza técnica y estudio de los materiales. En la muestra nos encontraremos desde técnicas más tradicionales como la xilografía (grabado en madera), la litografía (técnica de impresión en la que se hace uso de una piedra calcárea) o el gofrado (estampación sin tinta), hasta linograbados o impresiones digitales.

¿Y cuál es la pega? No todo iba a ser perfecto. Por una parte tendríamos que hablar aquí de la ambición. Al tratar de abarcar demasiado, parece que algunos aspectos del discurso no quedan bien cerrados. Por ejemplo, se dedica muy poco espacio a las Vanguardias históricas, mientras que los movimientos de la segunda mitad del siglo XX tienen más atención. Pero esto, desde mi punto de vista tampoco es un problema, ya que en la mayoría de casos suele suceder al revés, así que se agradece que en esta ocasión se ponga el punto de mira en otros objetivos. Sin embargo, más extraña es la introducción de cerámicas y otras obras tridimensionales, que a mi entender no llegan a aportar gran cosa aparte de ejemplificar la serialidad en otras manifestaciones artísticas.

La segunda falta que le pondría es respecto a los materiales didácticos que se ofrecen, prácticamente ninguno. Aunque hay paneles en las salas explicativos y visitas guiadas (a las que os aconsejamos acudir), esta exposición tiene una doble dificultad. Por un lado acercar muchos movimientos contemporáneos que al gran público le causan aversión, como es el caso del expresionismo abstracto o el arte conceptual. Por otra parte, explicar las técnicas de creación de las obras, ya que son procesos poco conocidos y apenas valorados.

Pero que esto no os eche atrás, ninguna exposición es perfecta. Lo mejor, id a juzgar por vosotrxs mismos. La oportunidad es inmejorable si os interesa el arte contemporáneo o si sois apasionadxs por el Arte Gráfico.

 

Imagen superior: Vista de la exposición De Picasso a Kapoor.

 

Alejandro M. Sanz

Redactor de la Revista Kalós