VI Edición Premios Simón del cine aragonés

Premios Perez Simon Sala Mozart Auditorio Zaragoza

Durante seis años Simeón el Estilita se ha mantenido en penitencia coronando la columna de unos galardones que, año tras año, se han ido consolidando dentro de la agenda cultural zaragozana. Está claro que Luis Buñuel se sentiría orgulloso de que su Simón del desierto (1965) diera nombre a unos premios que visibilizan el cine aragonés, lo sitúan en el panorama nacional y recompensa a sus artífices.

En su última edición el pasado sábado 6 de mayo, la sala Mozart del Auditorio de Zaragoza fue testigo de la buena salud de la que goza el audiovisual patrio. Con algo de retraso en su comienzo debido a la huelga de los trabajadores de Telefónica Servicios Audiovisuales (TSA), tanto los asistentes como los espectadores desde sus casas (la ceremonia fue retransmitida por Aragón Televisión) pudieron disfrutar de una gala plagada de sorpresas, alegrías y reivindicaciones.

Presentada por la actriz Iris de Campos, el dúo musical Amaral fue el encargado de dar el primero de los galardones, que como no podía ser de otra manera fue el dedicado al Mejor Videoclip, y que recayó en Jacob Santana (Luces de neón, del grupo Playa Cuberris). De hecho la música se convirtió en una de las protagonistas de la ceremonia,y no solo por el magnífico acompañamiento que, a ritmo de jazz y swing, ofreció en directo durante toda la velada la Feeling Big Band. David Sancho, Lola Moreno e Ignacio Prieto, acompañados por bailarines de la Compañía Luis Pardos, Zaraswing y la Asociación Aragonesa de Bailes de Salón; homenajeando al cine clásico norteamericano, se convirtieron por unos instantes en auténticos iconos de una época dorada para el séptimo arte. Ara Malikian por su parte, consiguió colarse y llevarse el premio de la Categoría Especial por la BSO de Le chat doré.

Si la música fue relevante en la ceremonia, no hay que olvidarse tampoco de otra de las protagonistas del evento: la mujer cineasta aragonesa. No solo se alzó la voz reivindicando el papel de ésta, sino que se materializó en forma de diversos galardones, donde precisamente La ciudad de las mujeres de Vicky Calavia se llevó a casa el Simón al Mejor Documental y la Mejor Producción para las incombustible Camino Ivars; mientras que la Mejor Interpretación fue a parar a la actriz Laura Contreras (Luz de soledad). El colofón por su parte lo puso María José Moreno, Simón de Honor 2017, quien de manos del también actor Gabriel Latorre, brilló con un discurso en el que habló del cine en Aragón y del papel de las mujeres en éste, pidiendo para los dos lo mismo: que continúe la lucha para que sea reconocida la impecable labor que desempeñan dentro de la sociedad.

La sobresaliente calidad técnica de Rewind fue recompensada con el premio a la Mejor Fotografía para Francisco Fernández-Pardo, mientras que Jorge Aparicio subió al escenario para recoger el Mejor Cortometraje para El morico, trabajo que partía con siete nominaciones. Pero sin duda la gran triunfadora de la noche fue la coproducción hispano-germana Bestfriends (Bestfreunde en su idioma original). El largometraje, co-dirigido por Carlos Val y Jonas Grosch, se posicionó humildemente en las nominaciones (cuatro), consiguiendo ser finalmente la gran sorpresa de la noche (Mejor Largometraje, Mejor Dirección y Mejor Guion). Un merecido reconocimiento a una desconocida joya del audiovisual aragonés y alemán actual que, en hora y media, pone sobre la mesa a través de sus dos protagonistas (Susi Q y Mark) los miedos, recelos y pasiones de dos treintañeros que, como otros muchos, desconocen el rumbo que van a seguir sus vidas.

Bestfriends se impuso de este modo a películas como Nuestros amantes de Miguel Ángel Lamata (cinco nominaciones) o Jota, de Saura de Carlos Saura, demostrando como en ocasiones David supera a Goliat, y que las obras pequeñas a veces están compuestas por grandes cineastas.

El discurso de la actual junta directiva de la Academia quedó reservado para la recta final de la gala. En él, Jesús Marco y José Ángel Guimerá, acompañados del realizador navarro Montxo Armendáriz (nombrado en esta edición embajador del cine aragonés), sacaron su lado más cómico para agradecer a todos el éxito de la ceremonia, hablar de sus proyectos y reivindicar de nuevo el importante papel de nuestra industria audiovisual. Para concluir, invitaron a los premiados a subir de nuevo al escenario y dejar constancia en la foto de familia como, un año más, el cine aragonés tiene mucho que celebrar.

La ceremonia también mostró como actualmente, son muchos los trabajos que aspiran a estar al año que viene en la próxima entrega de los Premios Simón. Precisamente a ellos va dirigida la moraleja que se puede extraer de esta sexta edición: el triunfo de Bestfriends demuestra que la calidad de las películas no se mide por el tamaño de sus productoras, ni siquiera por la magnitud de su presencia en salas. Como cantaba Joaquín Sabina, un día, los enanos, se rebelarán contra Gulliver. Bestfriends ya ha abierto las puertas de Liliput.

 

Listado completo de los ganadores de la VI Edición Premios Simón del cine aragonés:

  • Mejor Largometraje: Besfriends, de Carlos Val y Jonas Grosch.
  • Mejor Cortometraje: El morico, de Jorge Aparicio García.
  • Mejor Dirección: Carlos Val y Jonas Grosch, por Besfriends.
  • Mejor Interpretación: Laura Contreras, por Luz de soledad.
  • Mejor Documental: La ciudad de las mujeres, de Vicky Calavia.
  • Mejor Guion: Carlos Val y Jonas Grosch, por Besfriends.
  • Mejor Fotografía: Francisco Fernández-Pardo, por Rewind.
  • Mejor Producción: Camino Ivars, por La ciudad de las mujeres.
  • Premio Categoría Especial: Ara Malikian, por la BSO de Le chat doré.
  • Mejor Videoclip: Luces de neón, para Playa Cuberris, de Jacob Santana.
  • Simón de Honor 2017: María José Moreno.
Imagen superior: Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza minutos antes de comenzar la VI Edición de los Premios Simón.

 

 

Ana Asión Suñer

Colaboradora de la Revista Kalós

Personal Investigador del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza